Rss Feed

Blog de Carlos Goga

¡Hola Valencia! ¡Hasta siempre, Madrid!

27/09/2016 | | cambio, experiencias | 2 Comentarios

Esta semana que empezamos me mudo a Valencia. He elegido dejar mi querida Madrid tras 25 años viviendo aquí. Sois tantos los amigos y amigas que he hecho y que dejo atrás que no se me ocurre otra manera diferente que ésta para despedirme. Me gustaría quedar y abrazaros y besaros a todos y a todas, pero no hay mucha opción ¡Os quiero! ¡Os echaré de menos! ¡Os tendré en mi corazón siempre! Madrid y mi historia en esta ciudad están en mí y ocupan y ocuparán mi corazón hoy y siempre. A partir de ahora vendré a atender asuntos de trabajo esporádicamente; lo principal de la vida elijo y espero que ocurra en Valencia. Junto al mar. Con los brazos siempre abiertos. Y con un lugar cómodo y un plato de paella preparados esperando vuestras visitas.

Este es mi sentir de hoy. Y con este mismo sentir, sigo escribiendo en abierto, pero para mí. Porque mi decisión nada tiene que ver con lo que dejo atrás, Madrid y sus gentes, que eso siempre estará y estaréis conmigo, sino con lo que busco de ahora en adelante y la vida que me gustará vivir.

Llevo rumiando este cambio con ligereza desde antes de verano, con intensidad especialmente en verano, y con determinación después del verano. He tenido dudas, muchas. Consideré mudarme a Granada y empezar allí. Pero por muchas razones, todas de índole íntima, lo sentí escapada, huida, paso a un lado. Así que finalmente he optado por mudarme a Valencia.

Mis razones de corazón, o las que me cuento para mantener la decisión, son estas:

  • estar cerca de mi familia en estos momentos, momentos que siento diferentes y que me recomiendan cercanía;
  • contribuir al cambio de Valencia, en Valencia y desde Valencia, lugar que siento muy especial porque allí nací, allí crecí y allí empecé como hombre, lugar en que vive mi hijo, lugar que elegí en mi sueño colocándolo en el centro, como epicentro y capital de #lovetopía;
  • atravesar todas las sombras del pasado, las más oscuras e intensas, las que asocio a Valencia y, desde aquí, enfrentarme a los miedos íntimos que sé que me habitan, pero que he obviado durante años y que mejor antes que después he de apartar de mi camino;
  • seguir honrando mi “intención íntima” de vida como hombre, esa que empezó siendo un “facilitar el cambio” para evolucionar como “evitar la destrucción” y que ahora se me manifiesta también como “armonizar las diferencias”;
  • inventarme un nuevo estilo de vida en el que reconcilie aquello que he experimentado durante mis últimos 5 años, sin “o” que separe y buscando la “y” que reconcilia, donde disfrute de una caminar que tiene amor-y-dinero, austeridad-y-comodidad, celibato-y-mujer, campo-y-ciudad, soledad-y-comunidad, líderes-y-equipos;

Por supuesto, el miedo me habita y sé que me esperan tiempos difíciles, abundantes en trampas, torpezas y despistes. Pero confío en toda la práctica de estos últimos años y que la energía de vida me acompañe y me dé fuerzas allí donde esté la dificultad. O como a Michel le gusta incidir últimamente, espero “que la fuerza me acompañe y esté conmigo”. Y si no es así, espero ser capaz de pedir ayuda y dejarme ayudar por todos los que estáis a mi alrededor, hombres y mujeres, que sé estáis cerca y con ganas de ayudar.

Recuerdo también que mi decisión de cambio ha provocado cierta fricción. Varias veces he respirado, y he respirado hondo-profundo, para mantener la escucha cuando las palabras críticas han asomado. Sé que esas palabras, aunque espinosas, eran palabras que salían del corazón. Y agradezco con sinceridad lo que de ellas me queda. Sí, he escuchado. Y voy a acabar lo que sé que está a medias y de lo que he estado huyendo durante tiempo. Si, he escuchado. Y haré lo que esté en mis manos para que mi regreso a Valencia no sea un paso de retirada sino de avance, que no sea una rendición sino una nueva conquista, que no sea un refugio en la periferia sino un movimiento para abrir otro centro.

En cualquier caso, todo esto lo digo y lo escribo en alto, en un mensaje-en-una-botella de los que resisten el tiempo, para escucharme hoy y para volver a escucharme en el futuro, por si se me olvida lo básico, lo central, lo que tengo en el corazón.

A todos y a todas. Gracias. Por las despedidas y por las bienvenidas. Allí me tendréis. Aquí estoy. En Valencia. En la capital de #lovetopía. Cerca de los que me vieron nacer y crecer. Y cerca de mi hijo. Con los brazos siempre abiertos. Y con un lugar cómodo y un plato de paella preparados esperando vuestras visitas tan inesperadas como anheladas

Etiquetas: cambio, corazón, lovetopía, oportunidad, peligro, visión

2 Comentarios

Juan Ruiz  on diciembre 1st, 2016

Mucha suerte en esta “revolución”.
Un abrazo.

Vestir consciente y responsable en este mundo que vivimos « Experiencias « Blog de Carlos Goga  on marzo 11th, 2017

[...] descubrí la firma ECOALF. Fabrican ropa y complementos de moda sostenible desde Valencia (y yo ahora vivo en Valencia). En su caso, “sostenible” significa que reciclan plástico que extraen del fondo del [...]

Comentar

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera
show
 
close