Rss Feed

Blog de Carlos Goga

Siete consejos claves para emprender diferente, emprender nuevo, emprender mejor

07/02/2016 | | economía colaborativa, emprender, otra economía | 6 Comentarios

Esta mañana se me ha encogido el corazón. Sin yo buscarlo, la marea de “mensajes en una botella” de facebook me ha ofrecido una noticia que me ha sobrecogido.

La noticia provenía de EL PAIS y dice así: Los viveros de empresas se multiplican por diez en la crisis. Pasan de 45 a 578, según un estudio de Funcas. El de Santiago de Compostela, el más valorado”. Si ya de por sí el titular me impresionó, cuando entré en el artículo encontré este párrafo: “En el estudio, dirigido por Francisco José Blanco, de la Universidad Rey Juan Carlos, se matiza que “el aumento en el número de viveros en toda España”, ha venido acompañado de “un descenso generalizado de la calidad de servicios prestados”, con relación al informe que hizo el equipo investigador en 2013, cuando se identificaron 353 viveros de empresas”.

¡Vow! ¡Vow! ¡Vow! Esta palabra simple, repetida y sentida en cámara lenta, describe a la perfección cómo ha reaccionado mi corazón.

¡Puff! ¡Puff! ¡Puff! Esta otra palabra, mucho más explosiva y rápida, ha sido la que ha anunciado la cascada de reflexiones en mi mente.

¡Pues sí que ha crecido Circo del Emprendimiento en los últimos años! ¡Vaya! ¡Cuántos jóvenes, hombres y mujeres, están saliendo de las trincheras de la vida cual soldados de la primera Guerra Mundial, pecho al descubierto, esperando a que les llegue el tiro de gracia! ¡Cuántos jóvenes, hombres y mujeres, están arriesgando su proyecto de vida desde una lectura de la realidad obsoleta, hipócrita e inconveniente, realidad a la que denomino “El Cuento del Príncipe Azul” y que aún sigue vigente, incapaz como he sido de acopiar las energías y el tiempo necesario para desmontarla y ofrecer una alternativa más moderna, sincera y poderosa!

Y claro, esta última reflexión me ha retraído de nuevo a los sentires del corazón. Unos sentires que se me han presentado como tristeza, tristeza ante las ilusiones truncadas, las oportunidades perdidas y las energías desperdiciadas. E ira, ira ante la maquinaria salvaje que ha surgido bajo el paraguas de Circo del Emprendimiento y que tanta confusión, e incluso dolor, está provocando o provocará entre los más jóvenes. Y también, creo que es importante que conecte con ello, más ira, esta vez ira ante mi falta de prioridad, mi anteponer unos proyectos por encima de otros y no haber propuesto aún, con energía y con determinación, el nuevo modelo de emprendimiento en el que sinceramente creo; un modelo que, aunque incompleto, hoy por hoy sé que resulta de máxima utilidad e inspiración para aquellos con los que he tenido la fortuna de poder compartir.

¿Por dónde empezar? ¿Por dónde empezar? ¿Por dónde empezar? Hoy elijo escribir con espontaneidad, en masculino neutro, buscando compartir rápido, a riesgo de aparentar incoherente, incompleto o imperfecto. Y desde esta espontaneidad, índice manuscrito garabateado al margen, a modo de consejos que te pido que recibas y desprecies con las misma facilidad, ofrezco siete aspectos que espero ayuden, te ayuden.

Primero y fundamental, esto es lo que me sale, creo que os conveniente desmontar, o desterrar, las tres grandes reglas falsas (o falacias) que se repiten por doquier en esta sociedad confusa nuestra:

  • Estudia aquello que tenga una salida profesional y emprende allí donde encuentres un nicho de mercado.
  • No mezcles amistad con negocios.
  • Puedes ser una persona de corazón en tu vida privada y un gran cabrón en tu vida profesional: así funciona esta sociedad-jungla en la que vivimos.

Falso, falso y falso. Mi consejo es diametralmente opuesto. Los enuncio rápido:

  • Estudia para cultivar y amplificar tu don único individual y construir talentos a su alrededor; si sientes que llega el momento (más sobre esto aquí), emprende para ofrecer ese don y esos talentos a la sociedad, abiertamente, con generosidad, sin temor, y verás cómo la sociedad (que somos el resto de nosotros) te recompensa con una vida de plenitud y felicidad.
  • Construye una vivir donde se mezclen amistad y negocios y actúa desde ahí. Practica la escucha profunda y mantente abierto en cada situación y en cada relación. Identifica los conflictos y aprende a manejarlos con delicadeza para revertirlos en aprendizajes. Aproxímate a cada conflicto con paciencia, suspendiendo la voz del juicio y del cinismo, sin miedo, y encuentra la semilla de eso nuevo que quiere emerger, semilla que se te ofrece con envoltorio de conflicto, y construye alianzas de amistad, desde lo más profundo, en favor de un mundo más hermoso y mejor en el que todos ganemos. Construye relaciones en las que si ganas tú, ganamos todos… y huye de cualquier situación en la que si ganas tú, perdemos los demás.
  • Alinea todo lo que puedas tu vida personal y tu vida profesional. No existe esa dualidad personal-profesional de la que se habla en nosotros, en nuestra intimidad. Cuanto más se aleje tu vida personal de tu vida profesional, más se desconectará tu corazón de tu mente y más tensión interior acumularás, tensión que vivirás como una aguda insatisfacción que, antes o después, desembocará en una gran crisis personal.  Cuánto más se acerque tu vida personal a tu vida profesional, más fácil será tu camino de vida, más poderoso serás y mayor impacto en el entorno conseguirás. Recuerda que el corazón tiene sus mecanismos y, aunque no nos hayan educado sobre ello, la sabiduría del lenguaje sigue entre nosotros: sentir el “corazón roto” o sufrir un “ataque al corazón” son dos de las maneras que tiene el corazón para gritar en silencio, son sus avisos de que hemos confundido los caminos de vida y que rectificar ayudará a vivir.

Segundo aspecto clave. Entiende, encuentra y cultiva en ti los principios del “triple like”, el “triple win” y “la triple p – people, planet y profit”. Desde ahí, retírate de la acción hasta que identifiques claramente intención, lo que gusto de llamar tu “discurso del corazón” (o heart-speech), conviértelo en una pirámide de comunicación coherente y atractiva (o head-speech) y familiarízate con las alternativas de “triple cuenta de resultados”. En este post hablo un poco más de todo esto.

Tercer aspecto clave. Entiende que emprender es un camino de libertad. Lo sé desde la experiencia propia y desde mi aprendizaje como testigo de excepción de terceros. Si digo que es un camino de libertad es porque quien emprende tiene que responder, sistemática y periódicamente, desde la intimidad de ser, dos preguntas clave: ¿Quién soy? y ¿Qué hago? Quien elige buscar un trabajo, aparca aquí tu escepticismo, se encuentra con la situación de no tener que realizarse estas preguntas y aceptar las respuestas que su jefe empleador le imponga. Estas dos preguntas van a marcar todo el proceso de emprendimiento, día a día, así que mejor aflorarlas y trabajarlas desde el principio que no permitir que actúen en el inconsciente y nos metan en caminos de confusión y angustia. El objetivo de todo este trabajo es entrar en contacto con “mi mejor versión de lo que potencialmente soy” (dedica un rato a esta charla) y comprometerme en “hacer eso que he venido a hacer a este mundo, que realmente es importante y me motiva”.

Cuarto aspecto clave. La herramienta más poderosa con la que vas a contar en cada momento, el activo más importante que vas a tener que gestionar, la clave del éxito o del fracaso, esa pócima mágica que alberga el resultado final, todo eso eres, ni más ni menos, que tú y lo que habita en ti. Desde el instante en que decides emprender, entiende que eres el motor de todo lo que ocurre a tu alrededor. Y como motor, vas a marcar permanentemente la dirección y la velocidad del avance. Aunque aún no lo entiendas, apuntillo diciendo que la “calidad” del avance dependerá de tu intención. Pero eso lo sentirás tu sólo. Así que lo más inteligente que puedes hacer es conocerte bien y cuidarte mucho. Empezar a amarte en serio, de verdad. O siguiendo con la metáfora automovilística, realizar un mantenimiento exquisito que incluya toda tu realidad de ser, aprendiendo a leer los avisos que te lleguen del panel de mandos de ese vehículo que eres tú. Esto tiene todo que ver con la pregunta que introducía antes, ¿Quién soy? Te ofrezco un marco de reflexión:

  • Somos mente, somos una experiencia mental, en nosotros habita un yo-mental que tienes que conocer y cuidar. Tu yo-mental es el encargado del pensar y del lenguaje. Tiene dos extremos, el racional y el creativo. Tiene grandes vicios. Los tres más importantes son que es incansable y anula todo lo que hay a su alrededor, forzando una conversación interior (la mayoría de veces, un barullo interior) que impida escuchar lo que está ocurriendo en realidad. También ocurre que le encanta entrar en el juicio, disfrazando de “juicios objetivos” lo que en realidad son “pre-juicios subjetivos”, dificultando que veas con plenitud el momento que estás viviendo. Por último, le encanta jugar a las expectativas, a crear ilusiones de futuro que la mayoría de veces nada tienen que ver con la realidad. Y donde hay expectativa, apúntate esta fórmula, siempre hay frustración, porque Frustración es igual a Realidad menos Expectativa. Por otro lado, la mente tiene un mecanismo de regeneración: el aprendizaje-desaprendizaje. No dejar que este mecanismo funcione degenera en su mayor enfermedad: la doble i maligna, algo que responde a ser ignorante incluso de los que se ignora y estar cerrado a aprender. Espero que no estés aquí. Mi mejor consejo para empezar a utilizar adecuadamente la mente es que te conviertas en “miguelino”, que es mi manera coloquial de ofrecerte “Los Cuatro Acuerdos” del Dr. Miguel Ruiz y recomendarte enérgicamente que los adoptes como principios de vida. [Además, si lo haces a la manera lovetopiana, besos mediante, te resultará bien divertido].
  • Somos corazón, somos una experiencia emocional, en nosotros habita un yo-emocional. Tu yo-emocional es el encargado de ofrecerte dirección de vida. Se manifiesta en extremos: alegría-tristeza, ira-miedo, deseo-asco. El primer binomio te indica, desde la raíz de ser, si lo que ha ocurrido te ayuda en el vivir o te dificulta en el vivir. El segundo binomio te alerta de una amenaza, también desde la raíz de ser, ofreciéndote una primera respuesta sobre si luchar y atravesarla, o evitarla y esquivarla. El tercer binomio te facilita actuar ante lo nuevo, invitándote a que te acerques para saber más o te alejes para evitar la pérdida. Es importante aprender a escuchar a nuestro corazón. Es nuestra brújula más importante. El ser emocional también tiene sus vicios. Lo primero que hay que vigilar son las respuestas (o sentires) automáticos que resultan de nuestras propias heridas emocionales, esas que no sabemos que existen pero que están ahí y que nos llevan a la confusión de situaciones y reacciones. El segundo vicio es que estamos bien entrenados en la práctica del cinismo, que es lo mismo que la descalificación espontánea del otro para protegernos de nuestro propio dolor, algo que estaría bien sino fuese porque nos impide vivir el momento con plenitud y aprender de las reacciones de los demás. El principal mecanismo de regeneración emocional es soltar la voz, reírse y llorar, gritar y lamentarse, sin pudor. Aquí mi mejor consejo es que atiendas a tus sentires íntimos en cada interacción con el otro o con el mundo y que te cuestiones si lo que sientes proviene del momento o si proviene del pasado. Lo habitual es lo segundo, así que atento. La gestión del conflicto tiene su raíz del éxito aquí, en no responsabilizar al otro de lo que es nuestro. La destreza se alcanza cuando conseguimos sentir sólo lo que corresponde al momento y utilizarlo en nuestro interés de vida. Por último, reconocer nuestras heridas emocionales nos da pistas enormes sobre nuestra intención de vida y nuestro don; aunque explicarte esto no cabe aquí, los mecanismos funcionan de igual manera incluso si los desconoces. Esto te llegará como un premio extra.
  • Somos cuerpo, somos una experiencia física, en nosotros hay un yo-físico. Tu yo-físico es el templo que habitas. Cuídalo y mímalo. O de otra manera, ámalo. También se presenta en extremos: diestros y zurdos. Practica el ambidiestro, o el ambizurdo. Atiende sus mecanismos de regeneración natural con esmero. Hablo del comer, beber y defecar; del dormir y del descansar. No lo maltrates y no abuses de él. Más antes que después te pasará factura. Atiende su vicio principal: la hiperactividad, el siempre hacer, el acumular situaciones y experiencias. Esto, que confundimos con un vivir intenso, hace que caigamos en el hábito y el automatismo, que perdamos la capacidad de pensar desde el vacío e identificar lo nuevo. Como consejo, no hay nada cómo llevar una vida equilibrada, desde el sentido común, mejor simple que sofisticada, bien aderezada con deporte y naturaleza, para así poder confiar y canalizar la fuerza del cuerpo cuando realmente sea necesario. Ocasiones encontrarás miles por el camino. Todos hemos escuchado aquello de Mens Sana in Corpore Sano. Hagamos el juego de la extrapolación simple: Emprender Sano in Corpore Sano.
  • Somos energía, somos una experiencia energética, en nosotros habita un yo-energético. Tu yo-energético determina cómo te relaciones con los demás y con el mundo. Muchos lo confunden con la actitud, pero es mucho más profundo, más de raíz. La dualidad aquí es el masculino-yang y el feminino-yin. Piensa que si hemos crecido analfabetos emocionales, qué decir de nuestra ignorancia con respecto al ser energético que nos habita. Pero es crítico entender las diferencias, entrar en contacto con ellas y familiarizarse con las dos energías. Aquí los vicios son muy fáciles de detectar. El masculino-yang se cierra al entorno y actúa sin escuchar, habitualmente forzando y violentando situaciones. El femenino-yin se abre tanto que lo recibe todo y entra en la hiperestimulación, perdiéndose en sí y olvidando el avance y el objetivo. Como no podía ser de otra manera, en el baile armonioso de ambas energías está la virtud y el verdadero poder. El masculino-yang te dará PRESENCIA; el femenino-yin te dará IRRADIACIÓN (que es otra manera de decir que ofrecerás siempre la mejor versión de ti, sea cual sea la situación). La energía que más conocemos es la masculino-yang, porque es la que se amplifica y refuerza desde el sistema social. Ya habrás oido aquello del Patriarcado y bla bla bla. Necesitamos entrar en contacto, hombres y mujeres, con el femenino-yin, que es la energía que nos permite escuchar, abrir mente y corazón para escuchar profundamente, y nos pone en contacto con la vida y lo realmente importante, evitando perdernos en banalidades. Podemos cultivar nuestro yo-energético a través de los diferentes tipos de yoga o artes marciales que nos llegan de Oriente. Y es muy importante atender a su mecanismo de regeneración más directo: el contacto intenso con la naturaleza y una práctica sexual consciente. Mi mejor consejo aquí, conocedor como soy del tabú cínico que la sexualidad supone, es que disfrutes de la naturaleza y te aventures a explorar una sexualidad diferente, lenta e íntima, con tu pareja. Quizás haya levantado tu cinismo, pero es tanto el poder que te espera que apelo a tu espíritu de aventura para que continúes por tu  cuenta. Si quieres saber más, lee alguno de mis post sobre sexualidad consciente.

La plenitud de ser, la máxima capacidad de atención y acción, la encontrarás cuando tu yo-mental, tu yo-emocional, tu yo-físico y tu yo-energético estén alineados en el presente, en cada uno de los “aquí y ahora” que constituyen el vivir. En el momento en que te acerques, tú lo sentirás en tu capacidad de escucha profunda del todo, de lo que eres, lo que sientes, lo que piensan y lo que haces. Y los demás también lo apreciarán con facilidad; de manera directa y espontánea, te encontrarán confiable y capaz. Tu intención y tu visión llegarán como una realidad cierta que está emergiendo. El poder de la PRESENCIA, así escrito en mayúscula, es uno de los factores de éxito y disfrute más importantes en el vivir y, por tanto, en el emprender.

Quinto aspecto clave. Todo tu trabajo como emprendedor comprometido con lo nuevo, con algo innovador, va a consistir en manejar cuatro elementos básicos, a saber: know-how, relaciones, capacidad de empuje y dinero. Estos son los ingredientes con los que cocinar tú día a día. Esta es la respuesta a la pregunta ¿Qué hago? y el mejor camino para entender ¿Qué haces? Las escuelas de negocio y la literatura empresarial nunca te lo van a presentar así de sencillo. Y sin embargo, te emborracharán con todo tipo de propuestas, la mayoría parciales, sobre cómo gestionar una cosa o la otra. Aquí lo importante es entender la raíz de cada uno de estos elementos básicos, familiarizarse con ella y actuar desde la espontaneidad (que es el conocmiento bien integrado en el ser). No hay vida lo suficientemente larga y lo suficientemente ancha como para aprender y practicar todo lo que “se supone” tendríamos que aprender y practicar a ojos de las escuelas de negocio y los expertos. Nada de qué preocuparse. Céntrate en los ingredientes, entiende su naturaleza y explora sobre cómo combinarlos para responder en cada situación. Con tiempo, escribiré sobre las raíces de estos elementos. De momento, apunto rápido y te pido que profundices por tu cuenta.

  • know-how: lo más importante es que adoptes un emprender tipo LEAN. Esto, en raíz, tiene un significado que entenderás bien si te digo que la metodología LEAN en verdad debería denominarse leaRn. En castellano, APRENDER. No des nada por sentado, mantente siempre a la escucha y aprende. Adopta una actitud de aprendizaje en todo. A veces se gana, a veces se aprende. Los NO que recibas por el camino son fuentes de aprendizaje. Descarta cualquier plan que no incluya margen de aprendizaje. Ten siempre presente las 4 P’s (price, product, promotion, place) y las 4 C’s (cost, competitor, channel, customer). Vigila y enuncia, desde el aprendizaje, siempre desde esta voluntad de entender. Encontrarás facilidad y comodidad cuando dominas esta PeCera [La combinación de Ps y Cs].
  • relaciones: lo más importante es que construyas un head-speech que sea coherente con tu heart-speech y que lo ofrezcas abiertamente allí donde entables una relación, sin confundir audiencias y manteniendo la escucha abierta. Practica todo lo que puedas la escucha profunda y revierte cada interacción en aprendizaje. Olvídate de que quieran robarte tu idea. Si es susceptible de ser robada así de fácil, no es tan buena idea. Además, las ideas sólo crecen compartiéndolas, consiguiendo que otros la acepten y la abracen como suya. Encontrarás aliados tan inesperados como poderosos por el camino. Actúa desde el corazón y cosecharás fácil. El castellano nos da buenas pistas de su poder: CO-RAZÓN es la Razón conjunta. Entrarás también en lo que llamo la tecnología de los milagros, pero esto mejor lo explico en otro momento. Todo lo que te ocupes en profundizar en la pregunta ¿Quién soy? te ayudará infinitamente. De hecho, uno de los beneficios de acercarte a una respuesta es que también encontrarás la respuesta a ¿Quién eres? y desde ese mejor entendimiento te relacionarás de manera mucho más efectiva y plena. Es determinante estar ABIERTO, o saber abrirse, algo que coloquialmente identificamos pero que pocas veces elevamos a la categoría de acción. Aquí, estar conectado con tu energía femenino-yin es determinante. En tus relaciones, practica estas preguntas, lo que llamo reporting ABC-yang (¿Qué ha ido bien y por lo tanto hay que repetir? ¿Qué ha ido mal y por lo tanto hay que abandonar? ¿Qué ha ido regular y por tanto hay que mejorar?) y reporting ABC-yin (¿De dónde vienes? ¿Dónde estás? ¿Hacia dónde vas?). Acaba siempre con esta última pregunta: ¿Qué puedo hacer para ayudar mejor?. Escucha de manera abierta, sin prejuicios ni cinismo. Entrarás en el terreno de la magia y del aprendizaje real y terrenal.
  • capacidad de empuje: familiarízate con la gestión de proyectos de una manera generalizada, sin entrar en pormenores. Empujar tiene que ver con gestionar proyectos, que es lo mismo que gestionar procesos, que son secuencias (in-) definidas de causa-efecto condicionadas por un esfuerzo (humano o económico) y una dependencia temporal (en términos relativos, una secuencia. y en términos absolutos, un plazo). La complejidad empresarial (y la vanidad de muchos) ha hecho que se hayan creado cantidad de procesos peculiares y que se ofrezcan como pseudo-ciencia. Abre los ojos, escucha y aprende. Pero no olvides la raíz: escucharás simple y llanamente procesos con nombres propios. Cuando tengas dudas, recuerda que hay micro-proyectos, mini-proyectos, proyectos y mega-proyectos. Los micro-proyectos y los mini-proyectos los acometemos de manera inconsciente día a día: la lista de la compra, las tareas de hoy, el viaje de vacaciones, etc. Los proyectos y mega-proyectos son lo mismo, pero más largos e involucrando a más personas. Muy importante es que aprendas a delegar proyectos en otro. Y cuando lo hagas, haz una delegación “cinco estrellas” (lo entenderás más adelante) y crea una pirámide inversa (donde tú estés al servicio de los demás y no estén todos a tú servicio y seas el líder jerárquico). La tecnología de ponerse al servicio es una de las más potentes del universo. Piensa sobre ello. Intentaré escribir más adelante también sobre las implicaciones de este concepto. Recuerda también que el círculo de tu vida tiene cuatro fases: idear, planificar, ejecutar y celebrar (lo ganado o lo aprendido). Este es el círculo, esa iteración que tienes que recorrer una y otra vez.
  • dinero: aquí la raíz está en entender los conceptos básicos de microeconomía (ingresos, costes variables, margen, costes fijos y punto de equilibro). Recuerda que ingresos es igual a Precio x Cantidad; que costes variables es igual a Coste Unitario x  Cantidad; que margen es igual a Margen Unitario x Cantidad, donde el Margen Unitario es Precio menos Coste Unitario; que costes fijos son los que no dependen de la cantidad, y que el punto de equilibro se calcula dividiendo el Coste Fijo por el Margen Unitario. Domina estos números hasta que sueñes con ellos. La inteligencia económica de tu proyecto está aquí. Y luego, juega con ellos. Juega mucho. Ojo que el Punto de Equilibrio es lo que los anglosajones llaman el break-even. Define Puntos de Equilibrio, o break-even, para todo y entrarás en la satisfacción de quien domina escenarios desde la espontaneidad para resolver situaciones de lo más complejas. También es muy importante que conozcas la secuencia normal de entrada de dinero: socios > clientes > bancos. Si utilizas los bancos antes, caerás en su trampa: te ofrecerán dinero que en realidad estás avalando tú, o sea, que en realidad es tuyo y que ellos sólo te ofrecen liquidez. Ojo que la gestión de garantías, o avales, es uno de los tabús secretos más grandes del sistema y dónde antes caemos todos. Y en España, ofrecer avales es entregar el alma al diablo. A veces, la secuencia es: socios > subvenciones > préstamos participativos > clientes > bancos. Hasta aquí, todo bien “siempre” que no hayan garantías. Si las hay, de nuevo entregarás tu alma al diablo. La sofisticación del momento ha añadido otra secuencia: socios > crowd-funding > subvenciones > préstamos participativos > clientes > bancos. El crowd-funding responde a dos conceptos: los socios 3F (o sea, fools, family, and friends) y anticipos de clientes. Es una muy buena opción si se gestiona con responsabilidad. La peor opción es la de socios BICHOS FINANCIEROS; huye de ahí. Todo el Circo del Emprendimiento lo han dirigido ellos. Son los que quieren perpetuar el Cuento del Príncipe Azul. Más sobre esto aquí. Pueden existir excepciones; si es así, tu corazón hablará alto y claro. Como norma, busca dinero que responda a “intenciones” (tu dinero, socios 3F, crowdfunding, subvenciones y préstamos participativos) y no dinero que responda a “rentabilidad” (socios BICHOS FINANCIEROS y bancos). Si aceptas este último, habrás perdido tu “libertad” y habrás vendido el alma al diablo. Para acabar, ayuda esbozar un Plan de Negocio, pero desconfía de quien centra su conversación en Planes de Negocio. Esta herramienta, útil como puede llegar a ser, se utiliza con mucha ignorancia en España. Nadie ni nada puede prever el futuro, y menos una hoja de Excel. Allí donde encuentres obsesionados del Excel y del Plan de Negocio, huye. Son algo así como “garrapatas” de los problemas y los conflictos. De nuevo, un Plan de Negocio es útil, pero ni mucho menos es la panacea de tu proyecto.

Podría contar más cosas, pero me quedo aquí. Quizás lo único que añado es que, como emprendedor, abandonarás la infancia y crecerás socio principal, administrador único, quizás consejero, seguro que jefe, a veces empleado, espero que no avalista, sin duda cliente y proveedor, eventualmente prestatario y siempre líder. Estos roles que aflorarán en ti sin que apenas te des cuenta, te demandarán respuestas en situaciones de los más variopistas, inesperadas y draconianas. Actúa con tiempo, con serenidad. Haz un buen esfuerzo para hacer tuyo lo anterior, manejar los cuatro ingredientes bien y ponle a cada situación atención, presencia e irradiación, pero presencia e irradiación de la buena. A partir de ahí, sentido común, escucha activa (incluyeno preguntar todo lo que no entiendas de verdad) e intuición (o lo que es lo mismo, dejarse guiar por el sentir del corazón). Practica el NO y practica el SI. Y practica el ERROR (debes dejar siempre margen para el error) que no es otra cosa que practicar el aprendizaje.

Si nos detenemos un momento para contar, verás que en realidad no son cuatro ingredientes, sino que son cinco ingredientes o elementos  básicos clave: los cuatro que acabo de mencionar, más tú como emprendedor, el motor. Por eso hablo de proyectos de cinco estrellas: son los proyectos en los que brillan los cinco ingredientes. Brilla la persona, brilla su saber hacer, brilla su manera de relacionarse, brilla su empuje y brilla su disponibilidad de dineros. También por esto hablo de delegación cinco estrellas. Un proyecto (o una delegación) en el que brillan las cinco estrellas está predestinado al éxito. Un proyecto en el que sólo brillan cuatro estrellas tiene opciones de éxito, porque el brillo de cuatro llama a la quinta que falta. Un proyecto en el que sólo brillan tres, muy muy difícil. Si brillan menos de dos, olvídate.

Sexto aspecto clave. Haz tuyos los principios para el emprendimiento responsable (contigo mismo) que tan bien recoge effectuation.org y que enuncio a continuación:

  • Utiliza los pájaros en mano para empezar, o sea, empieza con lo que tengas y no quieras empezar sino tienes.
  • Actúa siempre desde el potencial de pérdida asumible.
  • Busca alianzas, no intentes hacerlo todo tu sólo.
  • Aprovecha los imprevistos y construye aprendizaje y soluciones desde ahí.
  • Mantén una apertura de vistas y baila entre el control y la predicción.

Si dedicas un buen rato a investigar sobre estos principios, incluidos vídeos, te ahorrarás muchos problemas a futuro y consolidarás tus intenciones, tus opciones y tu proyecto.

Séptimo aspecto clave. Familiarízate con la economía de lo nuevo. A veces la llamo Economías desde el Corazón. Es mi deje fácil en mi compromiso con #lovetopía. Explora si te apetence. Lo importante viene a continuación. Ten muy presente que el sistema económico actual, ese que nos ha llevado a la crisis y que está protagonizado por las grandes empresas y sus gobiernos corruptos, ya no sirve y está haciendo aguas por mil sitios. Es cierto que ayuda mamar de las grandes empresas y del gobierno, pero este es un camino repleto de trampas y minas. El beneficio a costa de cualquier cosa ya no cuela. El beneficio a costa de traicionar los principios individuales sólo acaba en crisis personal bien profunda. Queremos distinto y queremos mejor. Todos. La economía basada en el qué y cuánto, así sin más, está de cap a caída. Cada vez somos más (tu seguramente también) los que insistimos en el quién, cómo y para qué. Hay movimientos económicos nacientes que se incorporan también estas preguntas y que cada vez tienen más fuerza. Únete a ellos. Ejemplos son la economía colaborativa, la economía del bien común, la economía circular, la economía verde y la economía social y solidaria. Intenta leer, con mente abierta, aquello que te interese. La sociedad se va a reinventar desde estas nuevas aproximaciones.

Hay otras corrientes que también recomiendo, aunque son más sistémicas, más sobre la sociedad en su conjunto y el rol de empresas e individuos. Si puedes, por supuesto, conoce a Otto Scharmer y profundiza en la Teoría U del Presencing Institute. Esto es lo que acostumbro a  llamar la economía de la intención. O acércate a Charles Eisenstein y su trilogía: The Ascent of Humanity, Sacred Economy, y The Most Beautiful World Our Hearts Know Is Possible. Esta es la economía de la generosidad o la economía sagrada. En ambos casos, sus propuestas son tan interesantes, tan disruptivas y tan cercanas a la vida que abren mentes, corazones y voluntades.

Me gustaría escribir más, y escribir más profundo y con más belleza y detalle, pero de momento no alcanzo. Eso sí, lo haré. Esta es mi intención y todo esto, en sentido amplio, es lo que me ocupa y me apasiona. Hasta la fecha, siempre acabo todo lo que empiezo. Y aquí siento que sólo estoy empezando.

Pero para no esperar, para no desesperar, hoy elijo escribir y ofrecer abiertamente este texto como una primera colección de ideas, como un borrador, un primer draft, un conjunto de propuestas desde las que empezar con mejor pie y en mejor camino. Espero que ayuden. Espero que te ayuden. Ojalá te ayuden. Porque en este nuevo hacer,  cuando mejoras tú, mejoro yo también.

¡Que los caminos del corazón nos lleven a buen puerto!

Etiquetas: amar, corazón, emprendedor, empresario, innovación, oportunidad, proyectos

6 Comentarios

Startup Funeral o cómo aprender y crecer desde los fallidos empresariales « Emprender « Blog de Carlos Goga  on diciembre 15th, 2016

[...] Toda experiencia de emprendizaje empresarial incluye, de serie, un viaje interior de introspección tan rápido como agresivo, y esto se evidencia al máximo cuando escuchas el testimonio de aquellos que no lo consiguieron y te cuentan que sus principales aprendizajes pertenecen tanto al ámbito de la vida privada como el ámbito de la vida empresarial. Más aquí. [...]

Guía de recursos para emprendedores, empresarios y estudiosos de una nueva economía « Clase Creativa « Blog de Carlos Goga  on marzo 11th, 2017

[...] Siete consejos claves para emprender diferente, emprender nuevo, emprender mejor [NOTA: Este es el texto que más visitas, reconocimiento y relaciones me ha reportado; si quieres escoger uno, escoge éste] Sobre la reflexión previa a arrancar un proyecto empresarial propio: [...]

Martin  on mayo 15th, 2017

¡Gracias, maestro!

Stella  on septiembre 13th, 2017

GRACIAS Carlos,
Pocas palabras me salen tras leerte en este texto. Sólo emoción, mucha emoción. Dejaré reposar toda esta sabiduría y volveré con impresiones más integradas.
El draft me se hace una hoja de ruta sólida y con mucha verdad, porque llega desde tu auténtica experiencia. Hoy es un día para celebrar, leerte por primera vez y sentirme más acompañada y comprendida en el camino de emprender la vida desde quien eres y lo que quieres.
Hoy necesitaba tus palabras, en gran medida han sido sanadoras y fuerza de empuje.
Gracias de verdad.

Gigiana Prado  on noviembre 23rd, 2017

Gracias Carlos!

Resueno con todo lo que dices palabra por palabra. Qué sincronía encontrarte también por aquí!!! Todavía no he tenido el placer de leer #lovetopía pero tan pronto como lo haga te lo hago saber. De momento sigo llevándolo en el corazón.

Y sigo con ganas de encontrarnos y reconocernos más, pues siento que conocernos ya nos conocemos. Gracias por compartir tu sabiduría, sentir y experiencia.

Vuelvo a sentir que tenemos muuucho en común

¡Que los caminos del corazón nos lleven a buen puerto! Ahó!

Que el viernes no haya sido demasiado negro – Un sitio en las nubes  on noviembre 25th, 2017

[...] sobre todo con lo duro que es vender… pero a la larga es más rentable. Carlos Goga nos da en este largo post siete consejos para emprender diferente, para emprender [...]

Comentar

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera
show
 
close